Buscar este blog

miércoles, 9 de agosto de 2017

Un tesoro de ánforas ibéricas halladas en el mar Egeo

Arqueólogos griegos han hallado los restos de un barco ibérico del siglo I o II después de Cristo en aguas del archipiélago de Furni, en el Mar Egeo, que iba cargado de ánforas, un tesoro sin parangón por la cantidad de vasijas descubiertas.

"Se trata de ánforas del tipo Dressel 38 y Beltran IIA, fabricadas en los alrededores de Cádiz, y es la primera vez que se halla en el Egeo un cargamento de este tipo", explica a Efe el arqueólogo responsable de la investigación, Yorgos Kutsuflakis.

El cargamento se halló en un zona marítima de alta actividad comercial durante los primeros siglos después de Cristo.

"En los tiempos romanos el Mediterráneo se había transformado en un inmenso mercado único gracias a la seguridad que ofrecía la Pax Romana a las rutas marítimas", explica el arqueólogo para añadir que esto explica la presencia de productos de España y de Túnez en esa zona del Egeo.

"La gran cantidad de ánforas halladas durante toda la operación indica que el principal cargamento de los naufragios eran líquidos, como aceite y vino", dice Kutsuflakis y añade que han sido hallados también cargamentos de salsas para pescado y de pescado salado.

La investigación arqueológica submarina en Furni comenzó en 2015 con la contribución de RPM Nautical Foundation, un organismo no lucrativo que se dedica al apoyo de la arqueología marítima.

El motivo para lanzar una investigación arqueológica submarina en este lugar fue un estudio previo que había hecho este arqueólogo sobre una colección de ánforas que se exponen en el museo arqueológico de Icaria hallada allí por pescadores.

El arqueólogo destaca que para la realización del proyecto "el apoyo incondicional de la población local" fue un factor determinante y añade que los pescadores dieron a los arqueólogos información crucial para la localización de los naufragios.

Las ánforas que se exponen en el museo arqueológico de Icaria indicaban, según Kutsuflakis, que el estrecho entre esta isla y la de Samos, donde está el archipiélago de Furni, formaba parte de una ruta marítima del pasado y que allí podía haberse producido un número considerable de naufragios.

La operación arqueológica ha conseguido localizar y estudiar hasta ahora 53 naufragios, la mayoría de los cuales se sitúan a una profundidad de entre 60 y 120 metros, por lo que es necesario el uso de un submarino operado por control remoto.

Además del barco que transportaba las ánforas fabricadas en la actual Cádiz (la entonces Gades romana) este año han sido descubiertos otros siete naufragios.

De las embarcaciones hallada se extraen solo los objetos más indicativos del cargamento, para un estudio más detallado.

Los hallazgos prueban que por el estrecho entre Icaria y Samos pasaba una ruta marítima que "unía el Mar Negro con las islas de Rodas y Chipre" y que "era muy frecuentada desde el inicio de los tiempos romanos hasta el siglo VII", destaca Kutsuflkakis.

"La fundación de Constantinopla, a comienzos del siglo IV, por el emperador romano Constantino I el Grande, intensificó el comercio en esta ruta", precisa el arqueólogo.

A partir de la llegada de los árabes a la costa del Mediterráneo en el siglo VII, y del consiguiente comienzo de la actividad de corsarios en esa zona, la ruta declina y tan solo operan allí pequeñas embarcaciones locales.

El coste de cada operación de investigación, que dura entre veinte y treinta días, oscila entre 40.000 y 50.000 euros.

El arqueólogo precisa que esta cifra no incluye el coste diario de 8.000 euros del barco de investigación, pues la RPM Nautical Foundation lo pone a disposición de forma gratuita.

Kutsuflakis espera que, algún día, en el archipiélago de Furni sean posibles visitas guiadas de buceadores a los naufragios.

"Desgraciadamente, en tiempos de crisis es difícil disponer de los fondos para organizar este tipo de actividades", dice.

Además de Furni, hay un gran número de restos de naufragios de la antigüedad potencialmente accesibles a los buceadores en otros lugares del mar Egeo, como en el golfo sur de Eubea, en el estrecho entre Lavrion y Macrónisos, cerca del cabo de Sunion, o en Alonnisos, en las Espóradas del norte.

viernes, 4 de agosto de 2017

Descubren la puerta de acceso del poblado ibérico de l'Assut, en Tivenys

El Grupo de Investigación Seminario de Protohistoria y Arqueología (GRESEPIA) de la URV ha sacado a la luz la estructura de la que sería una doble puerta de acceso al yacimiento del poblado ibérico de l'Assut, en el término municipal de Tivenys (Tarragona).

Los arqueólogos han finalizado esta semana la decimoctava campaña de excavaciones , que ha durado cuatro semanas, en la que han sacado a la luz esta doble puerta de acceso, un sistema de acceso fortificado situado junto a la torre circular, en lo alto de la colina.

"No sabemos si había más puertas, pero en todo caso tenemos claro que este era uno de los accesos", explica Jordi Diloli, director de las excavaciones y profesor de Historia Antigua en la URV.

Los trabajos también han servido para consolidar la torre circular, una de las estructuras más singulares del yacimiento.

Del siglo VI antes de nuestra era, funcionó como un elemento aislado del poblado hasta mediados del siglo V, cuando se integró en la nueva planificación urbanística del asentamiento.

Se cree que fue uno de los edificios emblemáticos del yacimiento y que fue destruida a comienzos del siglo II, durante la conquista romana.

En esta torre se encontró, en una campaña anterior, una moneda, que este año se ha podido fechar: "Es romana, del año 209 ac, lo que confirma la hipótesis de que los romanos destruyeron y quemaron esta torre, como prueba de fuerza, mientras que el poblado continuó existiendo", explica Diloli.

Entre los hallazgos importantes que se han sacado a la luz en esta decimoctava campaña hay dos monedas ibéricas de Bolskan y una gran cantidad de anzuelos y plomos que demuestran que la pesca en el río era una actividad económica importante al poblado.

En la campaña han participado un equipo de 12 personas entre los que había ocho arqueólogos de GRESEPIA y el resto eran estudiantes de Historia y del Máster de Arqueología de la URV.

El presupuesto con el que han contado ha sido de 18.000 euros financiados a partes iguales por la URV, la Diputación de Tarragona y el Ayuntamiento de Tivenys.

Paralelamente a las excavaciones también han trabajado en la virtualización en 3D de la torre para que, a través de una aplicación móvil, los visitantes puedan ver cómo era en la época en que el poblado de l'Assut estaba habitado.

Aunque el yacimiento aún no se ha señalizado, se ha iniciado la museización del mismo.

La Losilla podría ser de origen visigodo



El profesor Fedor Schlimbach, del Instituto de Arqueología Paleocristiana de la Universidad de Göttingen, en Alemania, ha afirmado que existe la hipótesis de la presencia visigoda en Los Pedroches en base a las tareas de documentación y campañas de excavación que el Instituto Arqueológico Alemán ha realizado, desde el año 2013, en el yacimiento arqueológico de La Losilla, situado a unos 5 kilómetros del actual municipio de Añora.

Durante su participación en las XVI Jornadas de Historia Local que se celebran en Dos Torres, Fedor Schlimbach señaló que en el yacimiento se situán los restos de una basílica, enterramientos, sarcófagos y edificios profanos. En función de los restos cerámicos encontrados y los análisis de carbono 14 han podido fijar que en época prerromana había una explotación minera en La Losilla, que en época romana el lugar no estaba poblado y que su ocupación pudo producirse «en época tardo antigua, entre los siglos V y VI, mediante una vivienda o un pequeño poblado».

Además, considera que el yacimiento y la basílica fueron abandonados a lo largo de los siglos VIII o IX, debido al ocaso del reino visigodo con la batalla de Guadalete en 711.

Durante su conferencia, en el patio del Centro de Interpretación de la Arquitectura Popular de Dos Torres, pudo de relieve la importancia del yacimiento y su deseo de seguir trabajando en él. Sobre la «hipótesis» de la presencia visigoda en Los Pedroches aseguró que «no fue un yacimiento romanos ocupado en época visigoda sino de una construcción nueva no anterior al siglo VI», destacando su paralelismo con el yacimiento del cerro del Germo, en Espiel, donde fue excavada una basílica de época visigoda.En cuanto a los restos sometidos al procedimiento del carbono 14 se refirió a los de una viga de entre los años 426 y 549, un hueso humano de entre 579 y 654 y restos de un horno de cocina de entre 656 y 764.

La intervención del arqueólogo alemán fue seguida ayer por la conferencia sobre el explendor minero de Los Pedroches a cargo del profesor Antonio María Cabrera. Las jornadas, organizadas por el Ayuntamiento y patrocinadas por la UNIA, continuarán el lunes con el poblamiento islámico de Fahs Al-Ballut, por Victoria Rosique, de la Universidad de Córdoba, mientras que el martes, el teniente coronel, Vicente Lunar se referirá a la participación de Los Pedroches en las misiones internacionales de paz.

miércoles, 19 de julio de 2017

Hallan un asentamiento de 3000 años en Sena

Los restos pertenecen a un conjunto adscrito a la cultura de Campos de Urnas. El yacimiento se localiza en las "Peñetas de Manolo", en la comarca monegrina.

Sena ha tomado el relevo a Pallaruelo de Monegros en la Campaña Arqueológica de Los Monegros que llega este año a su quinta edición con una intensa actividad y un completo programa de actividades paralelas a las excavaciones. "El 3 de julio iniciamos la II Campaña de excavación en la necrópolis visigoda de "Peñetas de Manolo", en Sena, que se extenderá hasta el próximo viernes.


Se trata de un conjunto de gran interés arqueológico, que abarca un periodo del que aún nos quedan muchos aspectos por conocer", informa el arqueólogo Hugo Chautón, responsable de la Asociación Cultural de Investigación Arqueológica de Los Monegros (Aciam), organizadora de la Campaña.

Chautón se muestra muy satisfecho con los resultados obtenidos, "apenas han transcurrido unos días desde el inicio y ya podemos contar con algunas gratas e importantes sorpresas, como el descubrimiento de una fase correspondiente a la cultura de Campos de Urnas preexistente al cementerio altomedieval. Es un dato que ya intuíamos, pero que no habíamos podido constatar hasta el momento, y que sin duda revaloriza enormemente las investigaciones". Se trata de un hallazgo muy importante puesto que "va a permitir completar las investigaciones de los Campos de Urnas en los yacimientos que ya desde hace un siglo se han ido excavando en la zona", añade Chautón, para quien "Las Peñetas de Manolo" es clave para comprender esta etapa en el Bajo Alcanadre, donde nos encontramos".

La Campaña se desarrolla este verano desde el pasado 27 de junio, que comenzó en Pallaruelo de Monegros, y hasta el próximo sábado, que concluirá en Sena. Cuenta con la participación de un total de siete arqueólogos procedentes de diversas universidades españolas (Guadalajara, Zaragoza, Madrid), además de colaboradores directos especialistas en antropología forense, topografía, virtualización del Patrimonio o arqueometría y junto a voluntariado de la zona.

Chautón explica que "durante la presente campaña pretendemos continuar el desarrollo de los trabajos iniciados el pasado año, completando la excavación de una relevante área de la necrópolis, además de profundizar en el estudio de las características del conjunto más allá de la propia excavación, mediante los trabajos de laboratorio, como análisis de C14, de genética o de paleobotánica y carpología".

La Campaña está consiguiendo su objetivo de acercar la Arqueología a la sociedad. Prueba de ello es la fidelización del voluntariado de la comarca y su incremento año tras año y, asimismo, en este sentido se enmarcan las nueve conferencias programadas que continuarán durante los próximos días, tras registrar gran aceptación las ya celebradas sobre temas tan interesantes como las íberas, la vida cotidiana en el antiguo Egipto, mitología griega o ingeniería romana, entre otras.

Las próximas charlas serán hoy 18 de julio a las 19 horas sobre "Las Peñetas de Manolo. Su pasado, nuestro presente, vuestro futuro", a cargo de Gonzalo García, a las 19 horas en Sena, y en el mismo lugar y a la misma hora, el próximo 20 de julio, Hugo Chautón, pronunciará la conferencia titulada "Reinventando la arqueología, factor social y dinamización cultural".

Además, la arqueóloga de Aciam, Pilar Peña Gimeno, impartirá un taller de cocina mediterránea este miércoles a las 20 horas y el mismo día 19 de julio, a las 20 horas, en Castelflorite, Chautón hablará sobre el estado de las investigaciones llevadas a cabo en los últimos años en el yacimiento de "El Castillo", en la localidad monegrina, donde apareció la espada visigoda en el año 2014. Se trata de una joya arqueológica que se encuentra ya restaurada en el Museo Provincial de Huesca. Junto a la citada espada de Castelflorite, el pasado año lograron recuperar otra pieza destacada. En este caso aparecida en una tumba en la necrópolis visigoda de Sena. Se trata de una cantimplora de madera, milagrosamente conservada que también se encuentra en el Museo Provincial de Huesca en fase de restauración.

El responsable de Aciam se muestra muy satisfecho tanto de la Campaña en Sena como en Los Sabinales de Pallaruelo de Monegros donde se inició este verano, "que nos ha permitido profundizar en los trabajos que ya comenzamos el pasado año y definir aspectos tan importantes como pueden ser las características arquitectónicas del cementerio o sus límites físicos. Ahora comienza el trabajo de gabinete que nos permitirá llegar incluso mucho más lejos.

Además, durante los trabajos se ha descubierto el poblado asociado al conjunto estudiado, otro conjunto inédito que nos indica también importantes aspectos sobre la ordenación territorial definida en este periodo y área. El grado de participación de los ciudadanos de Pallaruelo como lo está siendo en Sena ha sido muy elevado, lo cual supone un gran éxito que nos anima para continuar y comenzar ya a planificar los trabajos del próximo año", concluye Chautón.

lunes, 17 de julio de 2017

Descubierta una nueva villa romana en las proximidades de Alhambra

Los trabajos de excavación de urgencia que desde 2016 se están desarrollando en una finca próxima a Alhambra (Ciudad Real), han posibilitado el descubrimiento de una nueva villa romana de época alto-imperial, en el que se han hallado importantes restos que confirman una vez más el destacado papel que desempeñó Laminium (Alhambra) en época romana.

El descubrimiento ha sido posible mediante la tramitación de un expediente de urgencia que trataba de dar respuesta a la alta presencia de materiales romanos en un lugar que era de antiguo conocido por la existencia de restos de diversa consideración, no obstante el descubrimiento ha sido posible una vez más a la labor de información que se realizó desde la Asociación Cultural “Alhambra Tierra Roja”, que puso en conocimiento del equipo técnico de OPPIDA los hallazgos producidos en el lugar al objeto de que reconocieran la zona e identificasen la presencia o no de restos de cronología romana de cierta entidad.

OPPIDA, como organización dedicada a la investigación arqueológica, restauración y gestión patrimonial, involucró en este proyecto a todo un equipo multidisciplinar en el que se cuentan como investigadores a arqueólogos, antropólogos, restauradores, arquitectos e informáticos.

Los trabajos que se han desarrollado en la finca objeto del descubrimiento, han posibilitado la confirmación de la existencia de una villa romana inédita para el registro arqueológico de Alhambra y para cuya documentación se ha utilizado tecnología ultima generación como dron, prospección georreferenciada, fotogrametría y documentación 3D, arqueometría entre otros.

Los 8 sondeos aleatorios realizados hasta el momento han ofrecido un resultado positivo en cuanto a la presencia de estructuras y contextos romanos en un área próxima a las 4 hectáreas, lo que permite identificar el lugar como un hábitat de grandes dimensiones propio de las villas romanas de los siglos I-II d.C.

Tanto la asociación “Alhambra Tierra Roja” en boca de su presidente Francisco Gómez Horcajada, como el Ayuntamiento de Alhambra a través de su alcalde Luis Santos, están convencidos en la necesidad de que continúen las investigaciones en este nuevo yacimiento y se den los pasos adecuados para la puesta en valor del mismo, al considerar que es una de las aportaciones más relevantes al patrimonio de Alhambra de los últimos 20 años.

La intervención de urgencia desarrollada en la primera fase de este nuevo yacimiento, ha posibilitado confirmar la existencia de una villa rural de época romana en el Sector 3, en el que se conservan estructuras y ambientes relacionados con una domus que albergó entre sus dependencias, un ambiente decorado con una interesante pavimentación de opus tessellatum de temática geométrica y vegetal, además de pinturas murales. Estos detalles complementan el contexto de hallazgo de esta parte noble de la domus en el que se han hallado por otra parte, cerámicas datantes de los ss. I-II d.C. que circunscriben el momento final de uso de estos ambientes hacia el ultimo cuarto del siglo II d.C.

En el denominado Sector 4 se proyectó un sondeo longitudinal E/W de 10 x 3 mts. en un lugar en el que se habían producido fallas de olivar. Se trata de una zona plenamente roturada en el que se observó una alta concentración de materiales cerámicos (70%-90%), hueso, metal, tegula y restos constructivos diversos de factura romana. Es en este punto dónde se ha podido documentar la existencia de una fase islámica que precedió a la alto-imperial romana. En concreto se halló un área funeraria con 19 inhumaciones en posición primaria que ha posibilitado la documentación por vez primera de población islámica en Alhambra de los ss. IX-X d.C. Los trabajos de excavación e investigación de estos restos está siendo dirigido por Maria Benito Doctora en Ciencias Biomédicas Especialista en Antropología Forense de la Universidad Complutense de Madrid y por la doctoranda Isabel Beltrán (Universidad de Valencia).

Los datos ofrecidos por esta maqbara posibilitarán una primera toma de contacto con la población islámica de la Alquería que se está documentando en el yacimiento y del que se darán mas detalles próximamente, la Dr. Maria Benito está convencida de que el lugar es una fuente de investigación excepcional “estamos ante una oportunidad única para conocer aspectos esenciales sobre los verdaderos protagonistas de la fase islámica del emplazamiento y del Campo de Montiel”.

Bajo esta maqbara (necrópolis) son evidentes los ambientes de época alto-imperial que fueron amortizados tempranamente en el s.I d.C. a juzgar por el hallazgo de vasos de terra sigillata, ollas de cerámica tosca, tapaderas de ala, ánforas para salsas piscícolas (garum) y lucernas de volutas; además de piedras de afilar, fichas de juego, hierro y restos de hueso humano y animal. Entre estos materiales destaca el hallazgo sobre el pavimento de un excepcional lagynos cerámico monoansado de cocción oxidante, engobado y con decoración pintada roja en bandas horizontales, trazos estriados, reticulados y puntos. Se trata de una jarra para el vino, que hibrida forma con los lagonae alto imperiales que se documentan en el área septentrional de la Tarraconense.

En las tareas de excavación de urgencia han participado alumnos de las universidades de Castilla-La Mancha, Complutense y Autónoma de Madrid, Alicante, Murcia, Sevilla, Girona, Granada, Creta y Buffalo (New York, EE.UU). También se han sumado empresas de arqueologia regional que han colaborado en las tareas de documentación Global Arqueología (dron) y Airón Patrimonio y Arqueología (excavación).

Los trabajos de excavación se completan en septiembre con la documentación de los sectores pendientes y todo quedará a la espera de la resolución de la JJ.CC de Castilla-La Mancha sobre el destino de las pinturas y mosaicos hallados; estos por su significado y transcendencia deben de ser conservados in situ en opinión de la dirección científica de la intervención. Los mismos han sido tratados por Isabel Angulo restauradora que ha supervisado las labores de excavación al objeto de mantener intactos los elementos más frágiles de los ambientes como pinturas y teselas.

Los hallazgos producidos en Los Villares de Alhambra, suponen un extraordinario impulso al proceso de investigación arqueológica en Laminium, para la realidad patrimonial de Alhambra se ha descubierto un referente arqueológico que deberá ser gestionado a corto plazo desde la Arqueología preventiva. En este sentido no debe pasarse por alto que desde este momento Los Villares; se encuentra entre la nómina de los excepcionales emplazamientos de la Oretania septentrional que poseen una de las escasas construcciones dedicadas al lujo y al ocio en un entorno rural en época altoimperial en la provincia de Ciudad Real. Las villas rurales de Puente de la Olmilla (Albaladejo) y Calvario (Terrinches) son consideradas de momento emplazamientos tardíos ss. III- IV d.C.

Solo Sisapo (La Bienvenida-Almodóvar del Campo) presenta un paralelo cronológico similar pero en contexto urbano, siendo también tardíos los pavimentos musivos de Alcázar de San Juan.

La intervención en Los Villares de Alhambra, supone todo un descubrimiento que posibilitará en el futuro conocer el comportamiento constructivo, productivo y de consumo de los habitantes de una villa romana de época alto-imperial, fundada en el s. I d.C., que pudo quedar en desuso hacia finales del s. II d.C. Este hecho significaría una extraordinaria aportación científica para el estudio de la antigüedad clásica en Laminium, la Oretania septentrional y el Conventus Carthaginiensis, debido a la fiabilidad de los contextos que se están descubriendo y su estado de conservación. La alquería islámica fortificada que se está documentando es en palabras de David Gallego que es Coodirector de la fase islámica “una joya que posibilitará ampliar el grado de conocimiento de estos emplazamientos rurales desde el siglo IX en el Campo de Montiel y de la Meseta meridional”.

Por ultimo, el director de la intervención ha destacado que tras el descubrimiento, la administración local, provincial y regional tienen la enorme responsabilidad de decidir si es justo poner en valor el hallazgo por su excepcionalidad para Alhambra y la Oretania romana (provincia de Ciudad Real y SE de Albacete) o bien dejarlo en el olvido de otro expediente más.

domingo, 16 de julio de 2017

Aparece un tramo de una Muralla Romana en un sótano particular

El Ayuntamiento de Zaragoza ha presentado este jueves los restos de un muro de sillares descubierto en los sótanos del inmueble número 147 del Coso, esquina con la plaza de la Magdalena y cercano a la derribada puerta o arco de Valencia. Forma parte del Torreón Exterior, datado en la segunda mitad del siglo III o comienzos del IV. Sin embargo, el hallazgo más novedoso corresponde al número 151, un sótano que en estos momentos es un local comercial de titularidad particular utilizado como zona de almacén.
Su extensión es prácticamente la de la totalidad de la planta rectangular: 62 metros cuadrados. Se trata de una gran parte del muro norte, y corresponde al arranque sur de la torre: 4.75 metros lineales de lienzo. Cubre 2,3 metros de altura, que se distribuye en cuatro hiladas. Entre las hiladas inferiores de las torres se perciben también tres escalonamientos. Hay varios sillares que muestran abombamiento en buena parte de la cara expuesta.
En el sótano del antiguo inmueble del número 153 se ha confirmado la existencia de la parte interior de este hallazgo, de la que se tenía constancia por parte de algunos expertos, pero que estaba sin catalogar ni documentar. Ahora se sabe que ocupa una superficie de construcción de unos 61 metros cuadrados. El estado de conservación de la parte interior de este torreón es bueno también pero ahora mismo necesitará una importante labor de limpieza porque parte está cubierto de algún tabique y estructura accesoria ya que ocupa el almacén de un bar.
En el contexto del Plan Director de Vestigios Romanos de Caesaraugusta que los responsables de Arqueología querían hacer, el Ayuntamiento dio luz verde a un proyecto de investigación para intentar encontrar más vestigios de las murallas romanas de Caesaraugusta. Y en este contexto, fue cuando se encontró la posibilidad de que en estos sótanos tenía que haber algo.
Ahora, el objetivo es lograr ponerlo a disposición del público para que sea visitable. "Habría que encontrar el modo de lograr un acceso independiente del bar y de la tienda para unir los sótanos por debajo", según ha puesto de manifiesto el consejero municipal de Cultura, Fernando Rivarés, de manera que pueda ser visitado por zaragozanos y turistas porque "es un valor patrimonial muy importante porque es lo que era el límite de la ciudad".
El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, ha visitado este tramo, que suponen un descubrimiento "bien interesante" para "ir cerrando el círculo del conocimiento de la ciudad romana a través de la Muralla". También permite comprobar cómo la Muralla se iba conformando a lo largo de una serie de torreones con una gran puerta como esta.
Paco Escudero, experto en la materia, ha explicado que hasta la fecha sólo se contaba con una parte de la puerta y ahora "se ha encontrado una parte de la Torre Sur". Allí se ha encontrado la parte inferior de la torre, pero quizá si se limpiara se encontraría incluso más". "Hasta ahora hay seis alturas de sillares muy bien conservados y tenemos una torre especial porque es de puerta", ha agregado Escudero.
La Zaragoza romana tenía cuatro puertas y hasta el momento se conoce "algo" de dos de ellas, ha dicho Escudero. Sin embargo, esta es la de más altura porque "hasta hace poco lo que teníamos de la puerta de Valencia era una fotografía de 1867, pero no había más, pero esto es estrictamente la jamba de la puerta". Históricamente se sabe poco de este torreón, ha reconocido, pero también ha dejado claro que a partir de ahora se seguirá investigando. Se trata de unos sótanos particulares, por lo que todo lo que se haga desde este momento "siempre sería mediante convenio con ellos".
Por su parte, el gerente de Urbanismo, Miguel Ángel Abadía, ha apuntado que, en una primera inspección realizada, el torreón se encuentra en un estado de seguridad "muy bueno", por lo que no hay que hacer ninguna actuación de apuntalamiento. Desde arqueología quieren hacer acciones para averiguar cuál es el resto y o que puede haber escondido y, en función de esos requerimientos, se tendrá que iniciar un proceso de aseguramiento de edificación para poder avanzar en su estudio.
En cuanto al futuro de la edificación y la muralla, también se actuará en función de lo que digan los servicios de Arqueología. Desde el punto de vista jurídico, a través del Plan General, "articularemos lo necesario para recoger este elemento de nueva aparición y darle la protección jurídica adecuada", ha indicado Abadía.
Begoña Bolea es la propietaria de la tienda en cuyo sótano se ha encontrado la parte más grande. Se ha mostrado "contenta y sorprendida" de todo el interés del Ayuntamiento. "Cuando compré el establecimiento en 2001 ya estaba visible el torreón, pero no sabía el valor ni el interés que tiene", ha explicado.

Hallan en Valderredible un hacha que podría pertenecer al Neolítico


Técnicos de Patrimonio y del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria analizarán la próxima semana la pieza para acreditar su origen.
Aunque será necesaria una confirmación oficial por parte de los expertos, el hallazgo realizado por Roberto Fernández el pasado domingo en Valderredible, un hacha de piedra pulimentada que podría pertenecer al Neolítico, supondría el descubrimiento más antiguo realizado en el municipio, un territorio muy rico en patrimonio.

La pieza fue localizada el pasado domingo por Roberto Fernández, agricultor de Villamoñico, en una finca ubicada en terrenos de la localidad de Revelillas, ambas vallucas. «Estaba instalando el sistema de riego y me llamó la atención el color grisáceo oscuro de una piedra que sobresalía de la tierra. Una vez que la saqué por completo me resultó más sorprendente la forma de la pieza y el canto, muy afilado, aunque con alguna muesca». Fernández está «orgulloso» del hallazgo, un descubrimiento que inmediatamente comunicó al Ayuntamiento de Valderredible y que ahora está pendiente de la visita oficial de los técnicos de Patrimonio del Gobierno regional y del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria, prevista para la próxima semana. Ellos serán los encargados de realizar la ficha del hallazgo, la identificación del hacha y de proceder a su datación y certificación.

Desde el propio Ayuntamiento de Valderredible han confirmado a este medio de comunicación que ya se ha activado el protocolo a seguir en estos casos y piden prudencia a la espera de la valoración oficial de los expertos.

Según los primeros datos recabados por Ernesto Rodrigo, un aficionado a la historia y la arqueología, impulsor de la página Petroglifos en Valderredible, el hacha tiene unas medidas de 13 centímetros de largo por 5,5 de ancho y un grosor variable con un máximo de 4 en el centro. El propio Rodrigo señala que los expertos tendrán que estudiar la zona del hallazgo con minuciosidad dado que el ejemplar podría estar vinculado a algún tipo de estructura o de enterramiento y existir en ese área del municipio otros vestigios arqueológicos.